Sunday, August 12, 2012

Letanía de la isla desencantada



Renuncio al sol y al mar y a todo lo que canta:
te devuelvo tu encanto tus sirenas y tus ilusiones
mi barco ya no naufragará en tu isla
sin playa rodeada de rocas serradas y promesa falsa.

Oh isla desencantada reina de mentiras:
¿desde cuándo he escuchado tu melodía de Flautista?
tu malecón peor que las calles de Hamelin
en donde las almas llamadas por la magia negra se marchan hacia la muerte.

Sirena prostituta Flautista ingrata ¿debería pagarte con mi sangre?
¿Hasta cuándo reirás de mis gritos miles de ¡ah! echados en el mar?
Maldito sea el día cuando aprendí los salmos aborrecidos hasta por David
declamados en una lengua tan cortante como las rocas que ahogan la orilla.

Hechicera del desdén la que inflige todos los dolores
madre mística sin merced ¿dónde está tu niño casto y querido?
Te rechazo a ti y a toda tu obra oh casa vacía de oro de tontos.
Lejos de ti espejo de la injusticia hecho pedazos buscaré otro mar.


– Dionisio Clemente de los Ríos